5 días en Rumanía: Bucarest, Transilvania y la Tierra Székely

Si vas a Rumanía en general y a Transilvania en particular, prepárate para enfrentarte mil veces a un manido “cuidado con los vampiros”, “cuidado a ver si te van a morder”. Y es que hay que reconocer que el mero nombre de esta región del este de Europa ha tenido muy buen (o mal) márketing durante estos últimos dos siglos.

Tras su evocadora denominación, Transilvania esconden unos pueblos y rincones únicos. Pero una visita a esta región estaría incompleta sin acercarnos también a la capital del país que la gobierna: Rumanía.

Si tienes cinco días, te propongo esta ruta por lo más conocido de Rumanía y Transilvania, pero también por una región algo menos turística, pero de gran belleza y gran interés desde el punto de vista etnográfico: la Tierra Székely o País Sículo.

Ni que decir tiene, que esta ruta es perfectamente combinable en un circuito más amplio por toda Rumanía o los Balcanes. ¿Me acompañas?

Día 1. El centro histórico Bucarest

centro de bucarest

La capital de Rumanía es el vivo ejemplo de la historia europea de la segunda mitad del siglo XX. Los edificios que le dieron a Bucarest el título de la “París del Este” o pequeña París hoy se entremezclan con el brutalismo soviético del régimen de Ceausescu. En el primer día te voy a proponer descubrir los restos históricos del principado de Valaquia y el reino de Rumanía.

El punto de partida para la visita al centro es la Calea Victoriei, o calle de la Victoria. Era la considerada los Campos Elíseos de Bucarest aunque hoy en día el parecido sea algo menos obvio. Eso sí, las tiendas de gran lujo siguen estando aquí. La lista de palacios en la Calea Victoriei es interminable: el Museo Nacional George Enescu, el Casino, la Academia Romana, el Museo de Historia, el Ateneo Rumano y la Universidad Carol I dan una visión de lo que era Bucarest antes de la guerra y el comunismo.

Untitled design (12).jpg

La plaza de la Revolución marca el inicio del casco histórico de la ciudad. Aquí debemos ir en busca de las pequeñas iglesias ortodoxas que se encuentran escondidas tras cada esquina. Una buena ruta por los templos de Bucarest debe incluir las siguientes: la iglesia Kretzulescu, la iglesia de Stavropoleos y la iglesia de Sfântul Anton. Esta última se encuentra justo al lado de la primera cámara de representantes de Rumanía, la cual fue destruida por los otomanos. Todas las iglesias son gratis. Si te gustan las librerías, no dejes de acercarte a admirar la Cărturești, una bonita y fastuosa biblioteca de muy bonita decoración

El centro es muy animado, pero algo demasiado turístico. Si quieres una recomendación para comer, acércate a Simbio, un sitio moderno y animado en el que te tratan de maravilla. Y la dueña, Dana, es un encanto.

Día 2. El Bucarest de Ceaușescu

Untitled design (13)

En el segundo día vamos a pasar del refinamiento decimonónico al brutalismo soviético. El dictador de Rumanía, Nicolae Ceaușescu, quería convertir Rumanía en una potencia mundial de primer orden. Para ello necesitaba una capital a su “altura”. Al sur del centro destruyó un barrio entero para construir su Casa del Pueblo, hoy sede del Parlamento rumano (Palatul Parlamentului). Se trata del segundo edificio administrativo más grande del mundo tras el Pentágono de Estados Unidos, y ya acercarse a éste, nos empequeñece como personas. Nicolae cumplió su objetivo de querer ser el faraón rumano. Además, en uno de los laterales abrió el conocido hoy día como Bulverdulr Unirii, una suerte de Campos Elíseos comunistas. Un paseo por esta avenida es algo imprescindible. No debes perderte tampoco el pequeño monasterio de Todos los Santos escondido tras los brutalistas edificios. Éste edificio se salvó tras su traslado mecanizado organizado por el arquitecto de la Casa del Pueblo. Otros templos no tuvieron tanta suerte.

casa de ceausescu

Al norte del centro nos encontramos otro de los monumentos del dictador que merece la pena conocer y, en mi opinión, uno de los lugares más interesantes de toda la ciudad: la Casa de Ceaușescu. Esta mansión está algo alejada del centro pero se puede llegar fácilmente en Uber. Es recomendable reservar la visita ya que se hace únicamente guiada y ver y admirar cómo el dictador y su esposa vivían mientras el pueblo tenía la comida, gas y electricidad racionados, da que pensar del ideal comunista que tenía esta gente.

Reserva de actividades en Bucarest

En este link podrás reservar actividades en Bucarest al mejor precio.

Día 3. Brașov y Bran

centro de brasov

Nos trasladamos ya en el tercer día a Transilvania, a su zona más meridional. La capital del sur de esta preciosa región es Brașov (Brassó, en húngaro). Esta ciudad de algo más de 200.000 habitantes fue una de las plazas fuertes fundadas por la población sajona que se asentó en esta zona desde mediados del siglo XII.

La arquitectura del centro histórico de Brassó es puramente germánica, algo que se puede ver también en las inscripciones en alemán en todos los edificios antiguos. Nos da la bienvenida a la ciudad un gigantesco letrero a lo Hollywood en las montañas circundantes con el nombre de la localidad “Brașov”. La visita a la ciudad podemos comenzarla en la Strada Republicii, una animada arteria comercial de elegante estilo austro-húngaro que llega hasta la Piața Sfatului dónde se abre una monumental explanada con el museo de la ciudad en el centro.

Continuando con la visita llegamos a la Biserica Neagră, o iglesia Negra. Ésta debe su nombre a que sufrió un grave incendio en el siglo XIV y su piedra quedó de ese estado. No obstante, ha sido limpiada recientemente y ya es -más bien- gris. Tiene un precio de 10 lei.

Podemos detenernos en el centro de Brașov a observar las torres fortificadas que se observan vigilantes sobre el centro. Éstas datan de la época sajona y cada una de ellas estaba habitada por un gremio de artesanos de la época. Tenían pues, dos funciones: la defensiva y la comercial.

puerta de santa catarina

En un último vistazo por el centro podemos acercarnos a ver la bellísima puerta de Santa Catarina, dentro del actual recinto de la universidad y la Strada Sforii (calle de la cuerda), la que dicen es la calle más estrecha de toda Rumanía.

Untitled design (16)

A media hora de Brassó se encuentra el archiconocido castillo de Bran. Archiconocido porque se dice que aquí fue dónde vivió el conde Drácula. Eso sí, esto es sólo leyenda. Su estilo gótico y misterioso ha hecho pensar que fue la inspiración de Bram Stoker para su famosa novela.

Una visita es imprescindible por el valor histórico del mismo y por su belleza. No obstante, te advierto de que el castillo es pequeño y el precio elevado: 40 lei (unos 10 euros), para algo de dimensiones bastante reducidas. ¿Pero cómo ir a Transilvania y no ir a la supuesta morada de Drácula, verdad?

Día 4. Csíkszereda y la Tierra Székely

castillo de mikó

Nos adentramos en el corazón de Transilvania para acercarnos a una región menos visitada de Rumanía: la Tierra Székely o País Sículo. Aquí se asentaron tribus húngaras para defender la frontera del Imperio austro-húngaro de los turcos y aquí se quedaron. El idioma vernáculo de los székely es el húngaro y, a pesar de que el rumano es el idioma oficial nacional, aquí también lo es el húngaro. Una curiosidad étnica muy interesante.

instituto catolico

La capital de la Tierra Székely es Csíkszereda (o Miercurea Ciuc, en su nombre rumano) y cuenta con varios puntos de interés para disfrutar de media jornada en ella. la arteria principal del centro es la Petőfi Sándor, que conserva ese encanto austro-húngaro de Centroeuropa. Ésta pasa junto al bello Consulado húngaro y acaba en la Plaza Cetatii o Vártér en la que se conserva un raro monumento al comunismo que sobrevivió a su régimen. En la misma plaza se encuentra la grandiosa iglesia ortodoxa rumana y un poco más adelante el castillo de Mikó. Aunque más bien se trata de una fortaleza, en él se encuentra un interesante museo de la historia de Csíkszereda y el pueblo székely. (Entrada: 15 lei). Otro edificio de interés es el Instituto católico. ¡Aquí sí saben estudiar en edificios de postín!

csimolyó

A las afueras de Csíkszereda no te puedes perder el santuario de Csíksomlyó, un fastuoso templo católico que sirve de centro de peregrinación de todos los húngaros esparcidos por el mundo.

szekely

A una hora al oeste de Csíkszereda se encuentra la antigua capital de los székely: Székelyudvarhely (si este nombre se te hace imposible, prueba con su equivalente rumano: Odorheiu Secuiesc). La ciudad cuenta con un bonito centro histórico austro-húngaro, con un coqueto ayuntamiento, varias iglesias protestantes y católicas e institutos. Aquí se come la mejor gastronomía húngara de la zona, en la que destaca la sopa de callos, el paprikás y el goulash.

Día 5. Sighișoara

sighisoara

Finalizamos nuestra ruta por Transilvania en la que quizá sea la joya de la corona de la región. La localidad de Sighișoara (Segesvár en húngaro y Schässburg en alemán) era otro de los principales centros sajones de Transilvania. Se dice que su centro histórico es el mejor conservado de toda Rumanía y, la verdad, el título le viene bien dado. Domina la ciudad la torre del Reloj y la subida al mismo para admirar las vistas desde lo alto es imprescindible. El edificio alberga un museo de historia centrado en las culturas sajonas y székely típicas de la zona. Cerca se encuentra también la iglesia de Klosterkirche del siglo XIII y la casa donde nació Vlad Tepes, el mismísimo Drácula.

vistas sighisoara

A la parte más alta de la ciudad antigua se accede por unas bonitas escaleras de madera, techadas que datan de 1643 y que nos llevan directamente hasta la iglesia-fortaleza de Bergkirche (literalmente iglesia de la montaña). Esta iglesia tiene un precio de 10 lei. En la misma fortaleza se encuentra un bonito instituto rumano.

Mapa de localización

Cómo moverte por Rumanía

como moverte por rumania

Puedes alquilar un coche aunque tienes que tener en cuenta que las carreteras no están en un estado óptimo de conservación. O bien puedes tomar los trenes. Son algo lentos, pero el estado de los mismos es bastante aceptable. La población local hace que los trayectos en tren sean de lo más colorido.

Dentro de las ciudades, la población local recomienda Uber, ante la mala fama de los taxistas.

Ahórrate un 20% en tu seguro de viaje

Viaja seguro y ahórrate un 20% en tu próximo seguro con El viaje del mapache e InterMundial

500x90

Desde mi web obtendrás un 10% de descuento más otro 10% introduciendo el código MAPACHE10.

¿Te has quedado con ganas de saber más?

¡Pónmelo en los comentarios!

Código ético: este post contiene enlaces de afiliados que no te suponen ningún coste a ti como lector y que me ayuda a continuar con mi blog.

Ninguno de los establecimientos aquí mencionados ha pagado por aparecer y las críticas están basadas en mi experiencia personal sin recibir contraprestación alguna.

Anuncios

Un comentario sobre “5 días en Rumanía: Bucarest, Transilvania y la Tierra Székely

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.