Muchas ciudades presumen de ser las capitales de las tres culturas, pero pocas lo demuestran de manera tan contundente como Toledo. La capital de Castilla-La Mancha, la cual, por desgracia queda muchas veces como una mera excursión desde Madrid, ofrece magníficas iglesias, coquetas mezquitas e históricas sinagogas en un ambiente que en pocas otras ciudades se puede encontrar.

Pasear por sus calles es ya un verdadero placer que hay que hacer por lo menos una vez en la vida. Si te lo estás pensando, aquí tienes mis imprescindibles para que no te pierdas nada en Toledo y además, una recomendación para probar lo mejor de la gastronomía castellano-manchega.

Puente y puerta de Alcántara

Puente y puerta de Alcántara en Toledo

Comenzamos la visita en una de las puertas de acceso al casco histórico de Toledo, la de Alcántara. Situada al este de la ciudad, combina no solo el atractivo del acceso por la muralla sino también un magnífico puente sobre el Tajo. El puente data de época romana, aunque su aspecto actual se lo debemos a la dominación árabe de la Península, durante el siglo X de nuestra era.

La puerta también data de ese mismo siglo y comparte nombre con el puente. De hecho, Alcántara, viene del árabe significando ‘puente’. Esta era la puerta principal de la ciudad. Por aquí pasaban la mayoría de las personas y las mercancías a la que fuera una de las principales urbes medievales españolas y, capital del reino visigodo y posterior, de la corona castellana.

Plaza de Zocodover

Plaza de Zocodovar

Uno de los elementos que más me gusta de las ciudades castellanas es su plaza mayor. En Salamanca tenemos la más conocida, en Madrid otra muy recordada por su ‘relaxin café con leche’ y en Toledo tenemos la plaza de Zocodover. Este llamativo nombre proviene del árabe suq al-dawabb, que podría traducirse como la plaza de los animales de carga.

Hoy en día no pasan por aquí mulas o bueyes sino que es el centro neurálgico de la antigua urbe toledana, siendo diseñada por el mismísimo Juan de Herrera quien diera nombre a un estilo propio. Eso es ser un arquitecto y lo demás son tonterías.

Mezquita del Cristo de la Luz

que ver en toledo

Callejeando por las calles de Toledo, seguro que ya te ha entrado el gusanillo de dejarte llevar por el encanto de las calles tortuosas y empinadas. Pero vamos a dirigirnos hacia el norte hasta llegar a la mezquita del Cristo de la Luz. Llama la atención que una mezquita lleve el nombre de una figura cristiana. En época árabe, su nombre el de la mezquita de Bab al-Mardum y su utilización, en uno de los extremos de la antigua medina, era para bendecir a los recién llegados o para preparar a aquellos que se marchaban de la misma.

Alcázar de Toledo

alcázar de toledo

No hay nada más español que el Alcázar de Toledo. Es todo un símbolo y lo fue más todavía en la época del franquismo, cuando se convirtió en icono de la lucha sublevada durante la Guerra Civil. Hoy en día preside en su totalidad el skyline de Toledo. Sirvió de inspiración a la arquitectura de la época de la dictadura y en su enorme complejo acoge hoy en día la biblioteca de Castilla-La Mancha y el museo del Ejército. Es uno de esos lugares claves de la historia de España, más allá de ideologías políticas.

Catedral de Toledo

Catedral de Toledo

Desgraciadamente, durante mi vista en 2020 se encontraba en restauración, por lo que se deslucía la imponente esfigie catredalicia con los andamios de obra. No obstante, el templo cuenta con tanto detalle arquitectónico que nunca decepciona.

Es de otra de las atalayas del perfil urbano de Toledo y tiene un precio de 10 euros.

Ayuntamiento de Toledo

Ayuntamiento de Toledo

En la misma plaza de la catedral encontramos el ayuntamiento de Toledo. Juan de Herrera fue también el padre de este fastuoso edificio que da cobijo a las principales dependencias municipales de la ciudad, si bien participó durante su construcción también Jorge Manuel Theotocópuli, el hijo de Domenikos Theotokópulos, más conocido como El Greco, de quien hablaremos más tarde.

Iglesia de los Jesuitas

Iglesia de los Jesuitas

Un enorme templo barroco se alza sobre la calle de México, número 12. Se trata de la iglesia de los Jesuitas o parroquia de San Ildefonso. Es una verdadera obra maestra de la arquitectura toledana y, en mi opinión, una de mis iglesias favoritas de la capital castellano-manchega. Tiene un precio de 3 euros y está incluida en la pulsera turística de la ciudad. Las vistas desde lo alto de las torres son también impresionantes.

Iglesia de Santo Tomé

Entierro del Señor de Orgaz

Antes te hablaba de El Greco y es que el pintor cretense, uno de los griegos más conocidos, se afincó aquí en Toledo. Y aquí fue donde desarrolló gran parte de su obra. Uno de sus lienzos más conocidos e impresionantes es El entierro del señor de Orgaz. Este se encuentra en la preciosa y coqueta iglesia de Santo Tomé y, aunque no seas muy de pintura, es una de esas piezas que hay que ver una vez en la vida.

La iglesia tiene un precio también de 3 euros y viene incluida con la pulsera turística de Toledo.

Sinagoga del Tránsito

Sinagoga del Tránsito

Pocas ciudades españolas guardan el legado judío que una vez habitó nuestro país con tanto cariño como Toledo. La capital de Castilla-La Mancha guarda verdaderos tesoros arquitectónicos de este pueblo lo que le hace verdadera merecedora del título de capital de las tres culturas.

La sinagoga del Tránsito es uno de estos tesoros. Fue construida en el siglo XIV bajo las órdenes de Samuel Leví, quien fuera tesorero de Pedro I el Cruel, rey de Castilla.

Es apasionante ver la combinación de elementos hebreos, musulmanes (debido a su estilo mudéjar) y cristianos, con heráldica repartida de la corona de Castilla por el edificio judaico.

La sinagoga, al igual que los principales monumentos del casco histórico tiene un precio de 3 euros y está incluida en la pulsera turística.

Sinagoga de Santa María la Blanca

Sinagoga de Santa María la Blanca

Seguimos descubriendo el patrimonio judío de Toledo en la segunda sinagoga en importancia de la ciudad. Algo que me llamó la atención de Toledo es que normalmente, las antiguas ciudades españolas cuentan con una sinagoga, pero dos ya es algo digno de mención.

Situada en plena aljama (o judería), la sinagoga de Santa María la Blanca destaca por sus impecables columnas que suman treinta y tres en una sala de espectacular blancura.

La sinagoga de Santa María la Blanca tiene un precio de 3 euros (¡sorpresa!) y también está incluida en la pulsera turística de Toledo.

Monasterio de San Juan de los Reyes

San Juan de los Reyes Toledo

Uno de mis descubrimientos principales durante mi última visita a Toledo fue el monasterio de San Juan de los Reyes. Se encuentra a poca distancia de la sinagoga de Santa María la Blanca, cerca del puente de San Martín, otro de los límites de la antigua ciudad de Toledo.

Es uno de los ejemplos más puros y bellos del gótico español y fue mandado construir por los mismísimos Reyes Católicos en 1476, antes de la conquista de Granada. Por este motivo, en los escudos no verás el típico emblema granadino que han lucido los emblemas de España desde entonces.

San Juan de los Reyes en Toledo

Mi recomendación es que visites el monasterio cuando cae el día, porque la luz a esas horas es mágica. Este monumento cuesta también 3 euros y lo has adivinado, también está incluido en la pulsera turística.

Mirador del Valle

Mirador del Valle en Toledo

Una de las estampas más míticas de Toledo, y me atrevería a decir que de España entera, es la vista que se obtiene desde el mirador del Valle. Este punto se encuentra fuera de la ciudad, a la otra orilla del Tajo. Puedes ir en autobús o en taxi hasta aquí ya que caminando es un buen trecho de carretera. Si además vas en verano, como fui yo, el camino puede ser abrasador.

Te recomiendo también que te acerques al atardecer para disfrutar al máximo de unas de las vistas más bellas de toda la geografía española.

El lugar cuenta también con una pequeña terraza para tomar algo disfrutando del entorno.

Una recomendación para comer… El Trébol

Dónde comer en Toledo

En pleno centro de la ciudad, en un pequeño callejón entre bonitos edificios se encuentra la cervecería el Trébol. Por recomendación de un amigo vinimos a comer aquí y nos encantó probar todas las delicias de la gastronomía castellano-manchega en este entorno tan privilegiado. Como buena cervecería cuenta con su cerveza local para acompañar una buena ración de migas, carcamusas o patatas con morcilla.

Esquina donde está la cervecería El Trébol

Un consejo: la pulsera turística de Toledo

Existen muchas tarjetas turísticas que realmente ofrecen demasiado y no salen a cuenta. Pero la pulsera turística de Toledo es una opción que recomiendo. Y eso que yo no la compré. Pero por 10 euros tienes acceso a muchos de los monumentos que aquí describo, si la hubiera comprado, me habría ahorrado algo de dinero. Además se puede comprar en cada uno de los monumentos que incluye, así que con que tengas un día solamente para descubrir Toledo ya te va a merecer la pena. Aquí tienes el link con toda la información.

Mapa de localización

Más sobre Castilla-La Mancha

Otra de las ciudades más conocidas de Castilla-La Mancha es la fabulosa Cuenca: no te pierdas mi visita a la capital de las casas colgadas en este post.

Y si te gusta el turismo rural, descubre el pueblo de mis abuelos en la provincia de Ciudad Real: Almodóvar del Campo.

Código ético

Ninguno de los establecimientos aquí mencionados ha pagado por aparecer y las críticas están basadas en mi experiencia personal sin recibir contraprestación alguna. No obstante, los links de experiencias son enlaces de afiliado por el cual, me llevo una pequeña comisión de cada venta que provenga de El viaje del mapache. Esto no te cuesta nada y  me ayuda a continuar con mi blog.


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *