Qué ver y qué hacer en Bucarest (Rumanía) en 2 días

Siempre. No falla. Siempre que uno organiza un viaje a Bucarest, la gente pregunta ¿Budapest? ¡No! Bucarest, la capital de Rumanía. Y, la verdad sea dicha, con el hype actual que vive la capital de Hungría, es normal que con la similaridad de nombres que traen, uno se confunda.

Pero Bucarest es en sí misma un destino completo que merece la pena descubrir. Sobretodo, te recomiendo un viaje más amplio por Rumanía que incluya una estancia de dos días en su capital para sacarle el máximo partido a tu visita. ¿Quieres conocer mis recomendaciones para qué ver y qué hacer en Bucarest? Aquí te las enumero.

¿Cómo llegar a Bucarest desde el aeropuerto de Henri Coanda?

El aeropuerto de Bucarest lleva el nombre de Henri Coanda y se encuentra situado a unos 18 kilómetros al norte de la ciudad. Existe transporte urbano, puedes coger el bus 449, o bien tomar un Uber, que viene a costar unos 7 euros (30 lei) y funcionan muy bien en la capital rumana. Los locales me desaconsejaron fervientemente tomar el taxi en Bucarest porque tienen fama de timar al primer turista que se siente en sus asientos traseros. Y si lo dicen los locales…

Día 1. Mañana. El “París del Este”

Untitled design (10)

Se ha repetido hasta la saciedad el manido “Bucarest es la París del Este”. Podría decirse también que París es la Bucarest del Oeste ¿o no? Bromas aparte, lo primero que vamos a descubrir es de dónde le viene a Bucarest ese ambiente real del que presume y es en la Calea Victoriei.

Calea Victoriei

Calea Victoriei Ateneo

Esta avenida es una sucesión de refinados palacios decimonónicos empezados a construir tras la independencia de Rumanía del Imperio otomano en 1878. La calle discurre en dirección noroeste-sureste y, de entre los palacios que más destacan podemos señalar: el Museo Nacional George Enescu, el Casino, la Academia Romana, el Museo Nacional de Arte, el Ateneo Rumano y la Univesidad Carol I.

La calle alberga también las principales firmas de moda de Bucarest así como una buena cantidad de cafés y restaurantes para hace paradas por el camino.

La iglesia (biserica) Kretzulescu

biserica

Al final de la calea Victoriei, girando hacia el sur y agazapada entre los edificios que la rodean, se encuentra la bonica iglesia (o biserica en rumano) Kretzulescu. He de decir que siento debilidad por los templos ortodoxos, ya sean serbios, rumanos o de cualquier denominación nacional, y ésta, aunque pequeña, no decepcionó. Se trata de un pequeño templo del siglo XVIII que podría considerarse como un superviviente. Ha sobrevivido a terremotos, guerras y a una demolición planificada en los tiempos comunistas. Pero aquí está la campeona. ¡Ah! Otra cosa que me gusta de los templos ortodoxos es que -casi- siempre son gratis.

Tarde. Paseo por el centro histórico

edificio CEC Bucarest

A poca distancia entramos de lleno al centro histórico. Tiene ese aspecto decadente que me fascina de las ciudades de Europa del Este. Hay rincones muy vivos y se nota que es la capital de un país en expansión. Hay mucha vida por todas sus calles. El punto negativo de esta zona es que se nota que es la más frecuentada por los turistas y los relaciones públicas de los restaurantes son algo más insistentes.

Mis puntos favoritos del centro (aparte de las iglesias que detallaré a continuación) fueron el palacio CEC, con su gran cúpula y su estilo ecléctico; el museo de historia nacional de Rumanía y la libreria Carturesti, porque siempre me gusta descubrir cómo son las librerías locales. Es de gran fama también el pasaje Victoria, con sus paraguas típicos. Por desgracia, en mi visita, los paraguas estaban cerrados y no dejaba de ser un pasaje comercial normal y corriente.

La iglesia Stavropoleos

iglesia stravopoleos bucarest

Si desde el palacio CEC tomamos la Strada Stravopoleos llegaremos a la iglesia que le da nombre a la misma: la biserica Stravopoleos. En su origen fue un monasterio de monjas ortodoxas y hoy en día es uno de los templos más importantes de la ciudad, así como uno de los más venerados. Cuenta con una importante biblioteca sagrada.

La iglesia Sfântul Anton

Iglesia Sfantul Anton

Si quieres visitar sólo una de las iglesias de Bucarest, ésa tiene que ser la biserica Sfântul Anton. Se trata del templo más antiguo de la ciudad, del siglo XVI, de estilo claramente anterior a las demás de corte bizantino y dedicada a San Antonio. Es algo más grande que las demás y además, es de destacar que aquí al lado se encontraba la primera corte de representantes del pueblo rumano, hoy destruida. De hecho, otro de los nombres del templo es la iglesia de la Antigua Corte del Príncipe.

Gran Sinagoga

Gran Sinagoga

Para llegar a ella es necesario lanzarse un poco a la aventura. Se encuentra a diez minutos caminando hacia el este del centro y la mayoría de las calles son algo -o muy- feas. El templo recuerda la tragedia, pogromo y posterior exterminio de la comunidad judía de Rumanía durante la Segunda guerra mundial. Está muy escondida entre bloques brutalistas que la rodean como si fuera un mero patio de vecinos de los mismos, pero merece la pena acercarse.

Antes de continuar: Ahórrate un 20% en tu próximo seguro de viajes

Para viajar a Rumanía imprescindible un buen seguro de viajes con una gran cobertura médica. Mi recomendación es InterMundial.

500x90

Desde mi web obtendrás un 10% de descuento más otro 10% introduciendo el código MAPACHE10.

Día 2. Mañana. La casa de Ceaușescu

casa de ceausescu

No hay un personaje que haya influido tanto en la historia de la ciudad y que haya dejado más marca que Nicolae Ceaușescu. El dictador comunista gobernó con puño de hierro desde 1967 hasta su caída en 1989. Un monumento que es imprescindible visitar para conocer la historia de Rumanía y que muchos turistas obvian, es la casa de Ceaușescu.

ceausescu

La casa de Ceaușescu se encuentra en el barrio Primavera, localizado al norte de la capital, en lo que otrora era una zona de alta seguridad y acceso restringido.  Se puede llegar en Uber, cuesta unos 10/15 lei llegar aquí desde el centro. Si quieres visitarla te recomiendo que reserves por anticipado. Sólo se visita de forma guiada y, aunque yo no reservé, llegué a tiempo para una de las guías en inglés. Cuesta 50 lei y dura unos 45 minutos. La verdad es que es de lo más recomendable.

La visita muestra la opulencia con la que vivía el dictador Nicolae Ceaușescu y su despótica esposa, Elena. La guía te lleva por los lujosos apartamentos de la pareja y sus tres hijos: los spas, los baños, la magnífica piscina y sus jardines, de verano y de invierno así como los regalos de los dignatarios internacionales como Isabel II, De Gaulle o la familia imperial japonesa que doraron la píldora al “avanzado” entre los líderes comunistas. No es de extrañar que el pueblo rumano se levantara en 1989 contra sus líderes y acabaran pasándolos por el pelotón.

Tarde. Paseo por el brutalismo soviético

Continuamos nuestra jornada por el pasado comunista de Bucarest desplazándonos al barrio de la Casa del Pueblo y sus alrededores. Todo un barrio con el objetivo hacer de Bucarest una de las capitales más importantes del mundo, que acabó por arruinar al país.

Casa del Pueblo (Parlamento)

casas del parlamento

Uno de los antiguos barrios de la ciudad fue ordenado demoler por Ceaușescu para construir la “Casa del Pueblo”, entrecomillado porque “del pueblo” tenía poco. Se trata de un edificio megalómano con una planta de 65 mil metros cuadrados. Hoy en día es la sede del Parlamento rumano y acercarse aquí hace ya que nos empeñezcamos como humanos, eso era lo que pretendía Ceaușescu, erigirse como un faraón de la vida moderna.

Bulverdul Unirii

Al este de la Casa del Pueblo se abren lo que podríamos calificar como los Campos Elíseos del comunismo: el Bulverdulr Unirii o Bulevar de la Unidad. Una gigantesca avenida rodeada por maravillosos edificios que, aunque brutalistas, conservan una unidad y una armonía de las que adolecen otras partes de la ciudad. Una visita a Bucarest, está incompleta sin un poco de su toque soviético.

Monasterio de Todos los Santos (Mănăstirea Antim)

monasterio de todos los santos

Detrás de la avenida, escondido en su flanco sur, se encuentra el pequeño monasterio de  Todos los Santos. El hecho de que podamos admirarlo hoy en día se debe a la proeza del arquitecto de la Casa del Pueblo, Eugeniu Iordachescu. Éste decidió -por su cuenta y riesgo- desplazar el templo desde su posición original, dónde estaba condenado a ser demolido, hasta un emplazamiento cercano donde podría mantenerse en pie.

El bonito templo data del siglo XVIII y es uno de los más característicos del estilo bizantino valaco.

¿Dónde comer en Bucarest?

Lo bueno de visitar un lugar con gente local es que te descubren aquellos lugares menos frecuentados por los turistas pero que son verdaderas joyas gastronómicas. Cuando vayas a Bucarest te recomiendo los siguientes lugares:

Simbio

simbio donde comer bucarest
Foto: Cătălin Georgescu

Un coqueto lugar con una amplia y variada carta con platos modernos que van cambiando periódicamente. Cuenta con un patio interior y la gente que acude es muy maja. La dueña, Dana, es un verdadero encanto. Si te acercas, salúdale de mi parte.

Piața Obor

piata obor

En este mercado de abastos, que es lo que es, puedes disfrutar de unos sabrosos mici. En el exterior del mercado hay un puestecito que la gente hace cola para degustarlos. Los mici son unas pequeñas salchichas a la brasa que se sirven con mostaza. Cuestan 2,5 lei la pieza, incluyendo la mostaza. También hay un puestecito de cerveza y todo el área está amenizado con música tradicional rumana. La experiencia es redonda.

Salir de fiesta en Bucarest

Siempre me gustar recomendar las opciones LGBT para tomar algo y salir de fiesta en las ciudades, porque seas o no del colectivo, la gente suele ser muy cercana y abierta. En Bucarest, no obstante, parece no haber locales de ambiente, pero sí visité dos sitios de fiesta dignos de recomendar.

Control

control bar bucarest

Situado en el centro de la ciudad es un amplio local con varios ambientes y una terraza central, está frecuentado por lo más modernillo de Bucarest. La entrada cuesta 20 lei.

Expirat

expirat disco bucarest

Situado algo más alejado del centro, en dirección sur, esta sala resume la imagen de lo que tenemos en mente cuando pensamos en una discoteca de Europa del Este. Una amplia nave estilo abandonado con una explanada alrededor. La música se puede escuchar fuera y dentro, y si no hace frío y te quedas fuera no tienes que pagar entrada.

Mapa de localización

Continúa tu viaje por Rumanía

· Ruta de 5 días por Rumanía: Bucarest, Transilvania y la Tierra Székely

Código ético: este post contiene enlaces de afiliados que no te suponen ningún coste a ti como lector y que me ayuda a continuar con mi blog.

Ninguno de los establecimientos aquí mencionados ha pagado por aparecer y las críticas están basadas en mi experiencia personal sin recibir contraprestación alguna.

 

 

 

Un comentario sobre “Qué ver y qué hacer en Bucarest (Rumanía) en 2 días

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .