Una Roma en miniatura. Una ciudad que enamoró a artistas. Arlés no deja indiferente a nadie. Es, quizá, una de mis ciudades favoritas de Francia y con razón. En cada rinconcito merece la pena pararse a echar una foto (o un café, o un pastis). Si eso lo mezclamos con una infinidad de monumentos romanos, hacemos de esta una escapada ideal en nuestro país vecino. Si estás dudando, arrêt right now, porque allez ya para Arlés.

Cómo llegar a Arlés

Calles de Arlés

Desde España podemos llegar en tren con el servicio de Renfe-Sncf desde Madrid, Barcelona o cualquiera de las paradas intermedias hasta Nimes o Aviñón, y de allí coger un regional que nos deja en pocos minutos en esta pequeña ciudad de la Provenza.

🇫🇷 Organiza tu viaje a Arles

🏨 Busca alojamiento en Arlés ↗

Hoteles, apartamentos, casas rurales, todo a tu alcance.

🧢Las mejores experiencias ↗

En toda la Provenza.

🌍 Viaja Seguro a Francia ↗

Tu seguro de viajes un 10% más barato.

Qué ver en Arlés en un día

Si llegas a la estación de tren, no te será difícil llegar hasta el centro. Son unos diez minutos andando y está muy bien señalizado. Los primeros minutos de tu paseo no te dirán nada, pero cuanto más te acerques al casco antiguo, más te sorprenderá la ciudad. Comenzamos un verdadero viaje en el tiempo a esta ‘pequeña Roma’.

Fuente de Amédée Pichot

Fuente Que ver en Arles

Tras pasar al centro de la ciudad por la Puerta de la caballería. Lo primero que nos encontraremos en qué ver en Arlés en un día será la preciosa fuente de Amédée Pichot. La fuente, anexa a una casa, está decorada con un precioso medallón esmaltado que hará que saques tu cámara e inmortalices tu llegada a Arlés.

Anfiteatro de Arlés (las arenas)

Arles la Roma en miniatura

Los romanos no podían vivir sin su buena oferta cultural por lo que, allá donde iban, construían su teatro y su anfiteatro. El anfiteatro (también conocido como ‘las arenas’) de Arlés lo levantaron en el siglo I después de cristo y era el principal edificio de la colonia romana. Antaño venían aquí las gentes a ver luchas de gladiadores, hoy en día, a ver los toros. En esta zona de Francia comparten esta afición con España. El de Arlés es uno de los anfiteatros mejor conservados del mundo, y es que nunca se dejó de utilizar, eso sí, en la Edad Media su uso fue defensivo. Tras la caída del Imperio, el pueblo se refugió dentro de sus muros y se convirtió en una ciudad fortificada.

Vistas desde el Anfiteatro de Arlés

Puedes visitar el anfiteatro de Arlés con la Arles Pass Avantage.

Teatro romano

teatro de arlés

Igual de impresionante que su hermano ‘redondo’, el teatro de Arlés fue construido cien años antes que su vecino. Hoy lo que vemos es una mínima parte de lo que fue en su época. En aquellos tiempos, el teatro romano de Arlés contaba con tres niveles de columnas entre las que sobresaltaba una estatua enorme del emperador Augusto, el cual era muy venerado en la ciudad.

También puedes visitar el anfiteatro de Arlés con la Arles Pass Avantage.

Catedral y claustro de San Trófimo

San Trófimo Arlés

Pasamos ahora a la Edad Media para admirar una joya del siglo XI. La catedral y el claustro de San Trófimo marcaban, en su magnificencia románica, la recuperación de la vieja gloria de Arlés. En esta época la ciudad creció hasta los 20.000 habitantes. El portal de la catedral de San Trófimo configura una soberbia visión de estatuas que representan el día del Juicio Final que San Juan predijo. Aquí por cierto, comienza uno de los caminos franceses de Santiago.

No te pierdas la catedral y el claustro de San Trófimo con la Arles Pass Avantage.

Criptopórtico

Criptopórtico ruta arlés 1 día

Uno de los atractivos que más me llamó la atención de qué ver en Arlés fue su criptopórtico subterráneo. Desde la calle no se aprecian ya que se encuentran completamente bajo tierra. Se accede a ellos desde el edificio del Ayuntamiento y fueron construidos para crear una superficie uniforme por los romanos para establecer el foro en llano. Cuenta con tres pasillos en forma de U un recorrido de casi 100 metros de longitud. No eran de acceso público durante los tiempos romanos y durante la Edad Media pasaron a ser propiedad privada. De vuelta a la actualidad, he de decir que la chica de la entrada fue malísima, lo cual alegró también la visita.

Conoce el criptopórtico de la mano de la Arles Pass Avantage.

La plaza del Foro

Plaza del Foro Arlés

Por encima de los criptopórticos se encuentra la plaza del Foro, en uso desde la Edad antigua. Este era el epicentro de la vida pública romana. Hoy en día es un punto de encuentro para los jóvenes del lugar, con multitud de bares y restaurantes. En 1888, Van Gogh inmortalizó esta plaza pintando una de las cafeterías que se encuentran aquí. Hoy en día, esta cafetería está pintada de amarillo, imitando el color de las luces que le dio Vincent. Un ejemplo de que la vida imita al arte.

La plaza de la República

Plaza de la República Arlés

Si la plaza del Foro era el centro del poder en la Edad antigua, la plaza de la República pasó a ser muestra del poder real (primero) y republicano (después). Luis XIV ordenó abrir esta plaza con el ayuntamiento presidiendo y la catedral de San Trófimo a su vera. La llegada de la República cambió el significado pero no el modelo. En lo alto del ayuntamiento podemos seguir admirando el símbolo del ‘Rey Sol’.

Baños de Constantino

Baños de Constantino Arlés

Los romanos eran muy limpios y, al igual que con los edificios de espectáculos, estos levantaban termas allá donde iban. En Arlés, Constantino erigió estos que apreciamos hoy en día durante el siglo IV. Se pueden apreciar hoy en día las diferentes salas de baños (caliente, templado y frío).

Puedes visitar los baños de Constantino con la Arles Pass Avantage.

Luma Arles y Ayscamps

Luma Arlés

Dejamos el centro para conocer la nueva utilización de los antiguos terrenos del circo. Aquí se levanta actualmente un parque de artistas llamado LUMA cuyo símbolo principal es una torre construida por Frank Gehry, el mismo arquitecto del Guggenheim de Bilbao. Es una visión completamente diferente de la ciudad.

Detrás de Luma se encuentra Alyscamps, el cementerio romano que puede visitarse también con la Arles Pass Avantage.

Una forma diferente de qué ver en Arlés en un día

Visita en Veló Taco and Co

Durante mi estancia en Arlés pude disfrutar de una visita guiada en ‘vélo’ (que significa literalmente bicicleta, pero fue una especie de rickshaw). Esta visita, de la mano de Taco and Co, duró 30 minuto y fue muy interesante ya que nuestro simpático guía normando nos contó multitud de anécdotas e historias curiosas, como la de la reina de Arlés, que no te contaré en este post. Tendrás que ir a Arlés a conocerla.

La Camarga

El término municipal de Arlés es el más extenso de toda la Francia continental. Esto es debido a que todo el parque natural de la Camarga se encuentra dentro de sus terrenos. Por desgracia, y por la mala gestión de RentalCars.com (no lo recomiendo para nada), no pude visitar esta zona, por lo que tendré que volver.

Dónde comer en Arlés

Dónde comer en Arlés

En Arlés comí en la plaza del Foro, en una terracita llamada Le Bistrot Arlésien. Me encantó su croziflette, un plato típico provenzal con pasta y queso. ¡A quién no le va a gustar!

Mapa de localización de Qué ver en Arlés en un día

Código ético de qué ver en Arlés en un día

Arles Pass Avantage

Durante mi visita a Arlés, la oficina de Turismo de la ciudad me otorgó una Arles Pass Avantage para conocer sus servicios así como una visita guiada en ‘vélo’. No obstante, todas las opiniones sobre estos productos son fruto de mi experiencia y no han sido ni redactadas ni influidas por terceros.

Los establecimientos aquí mencionados ha pagado por aparecer y las críticas están basadas en mi experiencia personal sin recibir contraprestación alguna.

Este post contiene enlaces de afiliados que no te suponen ningún coste a ti como lector y que me ayuda a continuar con mi blog.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.